Caminando con walkman por Barcelona.

Hace aproximadamente un año que adquirí de segunda mano mi Walkman Sanyo MGR59. Su forma tosca, cuadrada y nada estilizada revela su edad, pero sigue funcionando.

Me desplacé hasta Castelldefels ilusionado por comprarlo. El vendedor, un alemán afincado en las cálidas aguas del mediterráneo no encontraba otra salida más que venderlo y ese fue mi regalo.

Uno de los principales motivos que me llevó a comprarlo fue una cinta vieja de música portuguesa que pertenecía a mi abuelo.Todavía recuerdo su cara picarona, su gran sonrisa cuando escuchaba sus cantantes favoritos ( que siempre eran portugueses y sus letras ricas en dobles sentidos).

Así pues, de vuelta a Barcelona y con el walkman entre las manos comenzó una tierna relación que todavía sigue durando.

Adquirir cintas originales de segunda mano no resulta una tarea complicada ni que conlleve un coste elavado. A diferencia de los vinilos es un mercado que en el mundo retro , vintage no cuajó todavía.

A pesar de que Barcelona sea una ciudad muy abierta y rica en variedad cultural y social, descubrí que la gente se sorprende al verme con el walkman, miradas indiscretas en el metro, otras; no tanto. Me gustó ver que las personas que se fijaban acababan por mostrar una sutil sonrisa , una alegría efímera de volver a ver algo que tal vez muchos de ellos han tenido pero dejaron de usar. Yo quiero creer que despierto recuerdos apagados por el tiempo.También descubrí que era el único, no he visto ( hasta a día de hoy) nadie que llevase un Walkman…..

Nos hemos acostumbrado tanto a querer escuchar exactamente lo que quieras gracias a Spotify y con un sonido tan claro y limpio que se aleja de la realidad.El autotune (procesado de audio) consigue unas canciones perfectas sin ningún sonido de fondo, o error. Rebélate, dale una oportunidad al walkman y al cassette. No digo que solo escuches cintas sino que aprendas a valorarlas pues también tienen su belleza y esencia propias que se está perdiendo .

Por eso animo a cualquier persona que lea esta entrada de que experimenten con las cintas de cassette, tal vez viajen a recuerdos pasados como yo, o redescubran nuevos sonidos.Abrir la tapa, colocar el cassette, cerrarla y apretar el boton de play. Forma parte del movimiento rebélate.

Walkman  y colección de cintas

La foto para esta entrada es parte de mi colección de cintas y mi Walkman, el único que pasea diariamente por Barcelona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *